viernes, 23 de abril de 2010

DESAFÍO DE LAS ZONAS FRANCAS PARA EL SIGLO XXI

• La meta es ser el motor de desarrollo sostenible del país

• Las Zonas Francas vienen creciendo a pasos agigantados en los últimos años y existen 3 razones para ello

Un aspecto para destacar es que la política de privatización ofreció credibilidad en el instrumento de zonas francas por parte de potenciales inversionistas, dice el director de la Cámara de Zonas Francas de la Andi, Edgar Martínez.

Como segunda medida, el apoyo del gobierno ha sido fundamental en este avance del esquema. El dirigente gremial reconoce que, sin lugar a dudas, el hecho de que el gobierno y las distintas autoridades estén convencidos que las Zonas Francas son la punta de lanza y oportunidad para consolidar en todo el país un desarrollo regional que traiga beneficios sociales, ha motivado que muchos inversionistas y gobiernos departamentales miren hacia las Zonas Francas.

En tercer lugar el ajuste normativo que además de definir unos nuevos objetivos en materia de inversión y empleo, otorga la oportunidad a las pequeñas y medianas empresas, ganar un terreno importante en competitividad, eficiencia y reducción de costos, que otorgan un elemento diferencial bien importante a las zonas francas colombianas, frente a zonas francas de otros países.

Lo anterior trae como consecuencia que muchos inversionistas nacionales y extranjeros estén mirando hacia nuestro país como destino de sus inversiones.
La oportunidad para las regiones de establecer zonas francas en condiciones de inversión y empleo según el tipo de actividad que se desarrolla, ha motivado a que estas busquen su vocación, definan un foco para el establecimiento de industrias en donde de verdad son competitivos, analizando sus ventajas y potencialidades.

Es por eso, dice el dirigente gremial, que hoy encontramos regiones donde se impulsan proyectos agroindustriales, otros en materia turística, también en materia de salud, etc. Se trata entonces de desarrollar proyectos especializados y no de proyectos generales, se trata es de aprovechar al máximo las ventajas competitivas que tenemos en cada región del país y asi lo están entendiendo muchos empresarios.

Los sectores donde se han proyectado actividades de zonas francas están dirigidos a los siguientes sectores: Industrial (Bebidas, cemento, placas de yeso, papel, cosméticos, matalmecánico, alimentos, acero, vidrio, refinería, energía, cerámica) el 41%, Servicios (Call Center, portuarios, salud), el 34% y agroindustria el 25%.

Las Zonas Francas han sido y seguirán siendo incubadoras de empresas. Luego de varios años de funcionamiento de las zonas francas, la Camara de Usuarios de Zonas Francas de la ANDI quiso medir el impacto económico de las Zonas Francas y por ello contrató un estudio con el Centro de Estrategia y de Competitividad de la Universidad de Los Andes, que encontró que el 80% de las empresas que estaban establecidas en Zona Franca eran compañías catalogadas como Pequeñas y medianas Empresas, que habían sido creadas en Zona Franca y luego de 3 o 5 años de operación en la zona franca, habían elevado los porcentajes de contratación de personal en más del 1000%.

Por principio, la calificación de Usuario en Zona Franca solo se otorga a empresas nuevas que van a desarrollar actividades industriales manufactureras o de servicios, sean estos industriales o comerciales.

Los grandes beneficios que otorga el régimen de Zonas Francas, además de reducir de forma considerable los costos de producción, es que lleva a las empresas a ser más competitivas en el mercado internacional.

A las Pequeñas y Mediana empresas les facilita la compra de bienes de capital de ultima generación, contribuyendo así a la modernización del aparato productivo y a la reconversión tecnológica.

Como consecuencia de lo anterior, dice Martínez, se generan encadenamientos productivos entre las empresas de zona franca y las empresas nacionales al aumentarse las compras de materias primas nacionales o bienes intermedios, como consecuencia de las mayores ventas y mayor demanda de bienes producidos en zona franca.

Las Zonas Francas facilitan la logística internacional, la reducción de trámites, las actividades de control, el encadenamiento productivo con empresas del territorio nacional y sobre todo tienen un alto impacto social en el empleo, en la capacitación y entrenamiento de mano de obra, en la generación de salarios importantes para las personas que laboran dentro de forma directa y a quienes de forma indirecta también atienden servicios en las zonas francas.

Los Parques de Zonas francas son modernos y cuentan con equipos de cargue, de telecomunicaciones que dan velocidad a los negocios y al comercio exterior.

Las empresas de Zonas Francas ganan competitividad, elemento que exije la globalización para ganar mercados y posicionamiento. La competitividad es uno de los aspectos que hoy aseguran las empresas al estar en zona franca. Es importante señalar que las zonas francas ofrecen grandes posibilidades para aumentar la productividad y eficiencia al utilizar nuevas tecnologías y sistemas de gestión y de producción, que cumplen exigentes estándares internacionales para la elaboración de bienes industriales, para la prestación de servicios y también, aplicando altos estándares de control y seguridad de las mercancías, funciones que han sido asignadas al Usuario Operador, que se cumplen con rigidez dentro de la Zonas Francas.

El diseño y construcción de Zonas Francas Colombianas con calidad de “parques de cinco estrellas”, que incluye la prestación de servicios logísticos para el manejo de carga, agilidad en sus operaciones y altos estándares internacionales de producción, extiende éstos beneficios a los usuarios que se instalen en ellas.

Gracias a la apertura económica, la privatización y la actual política del gobierno de estabilidad y seguridad, podemos ver que las Zonas Francas han dado un giro de 180 grados.

En los años 80 existían 60 empresas en las Zonas Francas, hoy funcionan más de 650. Estas generan en conjunto 45.000 empleos directos y más de 25.000 indirectos. Las proyecciones de nuevos empleos para el 2010, triplican la cifra actual, y llegaran a mas de 120.000 empleos.

Las exportaciones industriales alcanzan el 10% de las exportaciones industriales del país, con un crecimiento en los últimos 15 años de más de 800%. Al haberse duplicado el número de zonas francas permanentes podríamos afirmar que en los próximos 10 años, estarán establecidas en las Zonas Francas permanentes cerca de 1500 empresas, esto con el consecuente impacto en el bienestar, empleo, capacitación y elevación de nivel de vida de muchos colombianos.

“Debemos hacer un seguimiento permanente al desarrollo de este instrumento, pues sus resultados deben verse plasmados en una reducción del desempleo regional, mayores industrias, nuevos sectores exportadores, mejor nivel de vida, mayores oportunidades de formación y capacitación del recurso humano en los próximos 5 años”, puntualizó Martínez..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada